La Gobernación de Cundinamarca junto con Empresas Públicas de Cundinamarca lanzaron la primera convocatoria de este cuatrienio de Agua a la Vereda, para intervenir 400 de estos acueductos.

Los acueductos veredales generalmente son administrados por comunidades organizadas en asociaciones de usuarios o juntas de acción comunal. Obtienen el líquido de fuentes hídricas naturales como ríos, quebradas o pozos profundos y cuentan con recursos limitados para su operación.

Es por ello que la gobernación de Cundinamarca y EPC, intervendrán 400 de estos acueductos. Actualmente se está ejecutando la primera etapa de la convocatoria de Agua a la vereda que beneficiará a 80 acueductos de 49 municipios, con una inversión de unos $ 5.000 millones.

Nocaima es un municipio que celebró recientemente sus 416 años de fundación, pero que, en palabras de Virgilio Laverde, “el montón de años no se ve reflejado en el avance de infraestructura, ni de saneamiento básico como el agua potable”.

Laverde añadió que en el municipio cuentan con 10 acueductos rurales. “El nuestro es pequeño, apenas tenemos 50 usuarios y somos muy nuevos. Es una estructura muy básica, diseñada y hecha con las uñas, y con el aporte económico de la misma comunidad”. 

Gracias a la formalización que hicieron hace dos años pudieron participar en la convocatoria y salieron favorecidos. Para ellos, la intervención consiste en “reemplazar la infraestructura que hicimos para fortalecerla (adecuación del tema de captación en las bocatomas donde está la fuente hídrica, y un reemplazo en la tubería para mejorar la conducción hasta el sitio de almacenamiento)”, precisó.

Información de: El Espectador.com