El 29 de abril el periódico el Tiempo destacaba en primera plana a Bacatá Estéreo refiriéndose a los programas de educación a través de la radio. Una idea que nació de la mano de nuestro director Henry Canro en conjunto con La secretaría de educación de Funza.

Para lograr estos cien programas se han tenido que sortear muchas dificultades. Pero como en todas las innovaciones son las dificultades las que las han propiciado. La educación por radio es claro ejemplo de esto. Todo comenzó cuando en marzo de este año con la llegada del Covid-19 hubo que cerrar colegios y universidades. La alternativa ante el cese de actividades fue la educación a distancia utilizando aplicaciones móviles para reuniones como Zoom o Google Mets.

Sin embargo, esto también presentaba alguna dificultado porque, a pesar de los tiempos tecnológicos que vivimos, son muchos los que no tienen acceso total a estas herramientas. En efecto, en los sitios más apartadas: en las veredas y las zonas rurales aún no ha llegado esta infraestructura. Y en las casas muchas veces se tiene un solo computador, si es que se tiene.

Así las cosas, había que hacer uso de los recursos que se tuvieran a la mano para lograr hacer llegar la educación a todos los rincones de los municipios. Y tomando como base lo que se hizo hace más de medio siglo con la radio Sutatenza se decidió volver a la educación a través de la radio.

En este punto es en donde aparece Bacatá Estéreo. La emisora comunitaria ha hecho uso de sus instalaciones y le ha prestado toda la ayuda técnica y los recursos humanos para que docentes y estudiantes puedan interactuar y llevar a cabo las clases virtuales que son el pan de cada día en tiempos de pandemia. Desde Funza, Cundinamarca, hace más de 26 años lleva emitiendo Bacatá Estéreo y este año fueron los docentes quienes se tomaron la onda radial para dictar sus clases.

Hay que destacar también en este sentido el compromiso que han tenido los padres de familia que se han hecho cargo de sus hijos para que estos puedan estar completamente listos para tomar las clases virtuales. Estos han tenido que sacrificar algo de su propio tiempo y espacio para brindarle todo el acompañamiento a sus hijos en estas clases a distancia.

Por el momento el Covid-19 no ha terminado. Los días pasan y las naciones siguen a la espera de una vacuna que retorne todo a la normalidad. De manera que estas clases a distancia seguirán por algún tiempo. Pero profesores y estudiantes siempre estarán a la espera de volverse a reencontrar algún día en las aulas de clase.