CAR

La riqueza ambiental del humedal El Vínculo y Cola del Tierra Blanca que enamoró a toda una comunidad

Soacha, un municipio que puede despertar todo tipo de amores y desamores para propios y visitantes. Un corredor obligado para muchos, una riqueza y un orgullo para quienes dedican su vida, sus historias y los mejores años de su existencia al conocimiento de este municipio. Y un espacio en la basta grandeza de Cundinamarca que alberga riquezas ambientales que cada día se abren paso y piden a gritos subsistir.

Son las 7 de la mañana de un día cualquiera, los líderes de la comunidad de la Ciudadela Colsubsidio Maiporé, sus familias, la Corporación SETIS y los funcionarios de la CAR en Soacha, acompañan una de las jornadas de reconocimiento de la joya ambiental que todos los días, desde sus ventanas, contemplan los habitantes de este sector de Soacha.

Camila Carrillo es la directora de la Corporación Semillas de la Tierra del Sol, ellos, de la mano de Colsubsidio, impulsan y le dan vida a cuanta idea se les cruza para empoderar a la comunidad. Ella asegura: “El trabajo que venimos realizando hace más de un año con la comunidad de vecinos del humedal El Vínculo Maiporé y Cola de Tierra Blanca, va más allá de una acción técnica de adecuar y recuperar el humedal, son las iniciativas como los Cine Foros, los concursos de fotografía ambiental, las tardes de vacaciones recreativas en el marco de temas ambientales, recorridos guiados, siembras de árboles, avistamiento de aves, entre otras, las actividades que han acercado la comunidad con este importante ecosistema, que tiene a tan pocos metros de disfrutar.”

Los pasos de la comunidad avanzan por el humedal, el punto de acceso es el Colegio de Colsubsidio donde los niños y niñas, también tienen clara la importancia de ese vecino que les hace mejor la vida, que les ha traído flora, fauna y un clima más agradable, un aire más puro. Uno de los niños de este colegio, durante una de las siembras de árboles, cuenta que aprendió que los humedales son lo que los riñones para el cuerpo “Nos dijeron que este humedal es como el gran riñón de esta comunidad y de otras, pues ellos bombean y purifican el agua.”

Esta riqueza ambiental se Soacha está ubicada en el costado noroccidental de la ciudadela Maiporé, cuenta con un área aproximada de espejo de agua recuperado de más de 7 hectáreas, en un sueño que ya casi se hace realidad. Atravesado por la autopista sur, El Vínculo, tiene su otro brazo en el sector Cola de Tierra Blanca, del cual se espera reconformar 10.056 m2 de espejo de agua también.

Hoy el sueño avanza, la gente cada vez se compromete y se enamora más del humedal, han entendido su función, han visitado sus tardes frescas y disfrutan del canto de las aves, del sonido de las ranas, del desfile de las tinguas, entre otras riquezas ambientales que enamoran a cualquiera.

La empresa privada que protege hoy el humedal con apoyo de la comunidad, es liderada desde el área de Vivienda por el ingeniero Jorge Enrique Camacho. Él asegura: “Colsubsidio se siente orgulloso de hacer parte de esta recuperación, este es un proyecto integral que además de la parte de vivienda, supermercado, centro médico y colegio, destaca hoy este humedal en el que seguimos trabajando para lograr su completa recuperación, junto con los cerros que nos rodean; en los cuales, estamos trabajando para que sean puedan ser forestados”.

¡Los retos para esta comunidad que hoy camina, recorre y señala desde los cerros cómo ha crecido y se ve mejor su humedal, no paran! El secreto de la relación que enamora y construye la memoria desde los más péqueños hasta los más grandes está en las iniciativas que a diario adelantan. ¡Porque el humedal no vino para quedarse! Él ya estaba, este es su territorio y como todo en la naturaleza, una vez que el hombre llega a ocuparla lo mejor es respetar su espacio, su valor y convertirla en un aliado para la vida.

Tomado de: Sala de prensa CAR