Agricultura

ALCALDÍA DE LA MESA TOMA ACCIONES CERTERAS PARA GARANTIZAR AGUA EN TODO EL MUNICIPIO

Generando estrategias que brinden soluciones concretas a la comunidad para el abastecimiento de agua, la Alcaldía de La Mesa, da cuenta de varias de las líneas de acción trabajadas en el primer semestre del año, en búsqueda de este propósito.

Inicialmente, es necesario destacar la concertación permanente con Empresas Públicas de Cundinamarca – EPC, con quienes se lleva agua continua a las zonas veredales desde el año 2018, logrando llenar los tanques de las viviendas y realizar recorridos bimensuales, o cada que la comunidad lo requiera, garantizando agua permanente.

A su vez, la reactivación de las mesas de seguimiento del acueducto regional La Mesa – Quipile, dejan como resultado la unión de varias instituciones del orden nacional y departamental, para lograr destrabar ese proceso.

La compra de un carro tanque para el transporte de agua que quedará a disposición del municipio, es otro de los grandes pasos que da la Alcaldía en este sentido y se convierte en garantía que se contará con atención inmediata tanto en las zonas rurales o urbanas que tengan falencia del líquido.

Finalmente, la acción más reciente, es la desarrollada con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR, con quien este jueves, se entregaron 104 sistemas de recolección de aguas lluvias para los habitantes de la Inspección de San Joaquín, trabajo que se suma a los 50 kits entregados finalizando 2018 y se complementará dentro de unos pocos meses, con 96 más.

Frente a estos temas, la Alcaldesa Mercedes Rodríguez, ha expresado que “no hemos parado en la materialización de soluciones que nos permitan mitigar problemas de abastecimiento a las familias mesunas.  Es nuestra tarea número uno y vamos muy bien”, por lo que agradeció el apoyo de las entidades aliadas en esta tarea.

Los sistemas de recolección de agua lluvia, hacen parte del programa “Luvia para la Vida” de la CAR, que incentiva el aprovechamiento y recolección de agua lluvia a través de prácticas de autogestión y aprendizaje que permiten el uso eficiente del agua potable como medida de adaptación al cambio climático.

Tomado de Prensa La Mesa